Temperamento Colérico - Melancólico


TENDENCIAS:
Colérico - melancólico: tiene metas definidas, es trabajador y ambicioso.

ASPECTOS POSITIVOS
1 Muy Industrioso
2 Capaz
3 Minucioso
4 De Metas Definidas
5 Decididos

ASPECTOS NEGATIVOS
1 Autocrático y Dictatorial
2 Sarcástico
3 Hostil
4 Resentido

Comentaremos ahora la combinación que tiene más liderazgo pragmático y fuerte sobre los demás.
El Colérico/melancólico es una mezcla que combina dos temperamentos vehementes, perseverantes, inexorables. Esta combinación crea un líder muy fuerte con la capacidad de visión de un gran plan de acción, una persona que es tanto meticulosa como estratégica.
La tendencia del colérico a actuar de forma rápida e impetuosa, impulsiva, frecuentemente haciendo juicios rápidos y abarcadores será templada por el cuidadoso análisis y reflexión del melancólico. Y el hipercrítico melancólico, que se caracteriza por su lento actuar, sopesando constantemente las cosas será equilibrado por el optimismo y el pragmatismo del colérico.
Debido a eso, el colérico melancólico será capaz de tomar una resolución bien planeada y completamente productiva.
Si usted es de esta combinación, usted tendrá una rápida y analítica mente, posiblemente con gran atención a los detalles con un fuerte sentido de orden y disciplina. Usted será más extrovertido que un melancólico puro o un melancólico-colérico y usted será capaz de hacerse cargo y llevar a cabo más proyectos que los que podría un melancólico.

Además, su pragmatismo acogerá el valor adicional de ideales nobles, en posición de empleado será una persona muy consciente y productiva. Aunque tanto el colérico-melancólico como el melancólico-colérico pueden ser motivados por altos ideales y auto sacrificio, el colérico-melancólico tenderá a buscar más el poder personal y control sobre los demás.

Debido a su capacidad de mando, puede lograr que otras personas u organizaciones alcancen altos estándares.

Pero…aquí empiezan los peros: tanto el temperamento colérico como el melancólico retienen su constante debilidad de usar su capacidad de perseverancia, y ansias de logros de una mala forma: pasando encima de los demás, siendo implacables, y guardando por largo tiempo resentimientos.
Sin una buena formación moral y espiritual, esta combinación de temperamentos puede resultar en una persona que es orgullosa, obstinada, muy enojada y rencorosa. Estas personas, si no deciden ser abiertas a investigar y oír otras opiniones, pueden llegar a ser dogmáticamente aferradas a sus opiniones, críticas y sentenciosas.

La rápida inteligencia del colérico combinada con la tendencia "melancólica" de hacer siempre lo correcto, puede hacer que éste temperamento combinado sea, sino se tiene cuidado, autocrático*, malhumorado, arrogante, y hasta incluso antisocial.

Notamos que los temperamentos son sólo una base y uno de los componentes de la personalidad final. Los temperamentos tienen dos vertientes: una buena y una mala. Y el mayor desarrollo de la buena o mala tendencia dependerá de la crianza, valores recibidos y de la decisión de la propia persona en cuanto a qué ambiente absorberá.

De la combinación colérica-melancólica por ejemplo, han salido, dependiendo la crianza y formación, tanto líderes sobresalientes, como famosos criminales y dictadores.
*Autocrático: sistema de gobierno en el cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley.

9 comentarios:

  1. Esa soy yo, col con miel, ...jejej

    ResponderEliminar
  2. donde vean las estrellas fugaces, allí me verán a mi :)

    ResponderEliminar
  3. Soy yo.. con razón siempre justifico a Hittler jajaja!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lila tambien dijiste q eras melancolica colerica. Decidete no puedes ser ambos

      Eliminar
    2. Lila dijiste tambien que eras melancolica colérica en otro comenario. No puedes ser ambos

      Eliminar
  5. No encajamos en la nueva corriente del POSITIVISMO que alberga la creencia de que todo es maravilloso con el simple hecho de sonreír y con el poder de la mente.

    ResponderEliminar