Temperamento Colérico - Flemático


TENDENCIAS:
Es muy organizado, individualista, tiene sus propios objetivos muy claros.

Aspectos Positivos:
1 Muy capaz
2 Organizado
3 Objetivos claros
4 Eficaz manejo de los demás
5 Buenos Administradores

Aspectos Negativos:
1 Terco
2 No reconoce sus errores
3 Puede guardar amargura


Pasamos a las combinaciones de temperamentos opuestos. En el caso que se combina flemático con colérico, esto puede resultar en una persona que cambia en acciones y desiciones (lo cual puede irritar a otros). Mientras que en las combinaciones de sanguíneo y melancólico resulta en alguien que cambia bruscamente de emociones (haciéndolos parecer “raros” ante otros).

En fuentes de consulta se suele comentar que las dos combinaciones de flemático y colérico son “poco frecuentes”. Para ser honesto, no sé qué base tengan, pero seguramente en su estudio de los temperamentos, ellos han notado que se dan rara vez. Así que si tomamos el punto de vista que una piedra preciosa entre más singular y escasa, más valiosa, los que combinan flemático y colérico se pueden sentir privilegiados.

Es una persona decisiva. No piensa mucho en las consecuencias de sus acciones, pues no importan cuáles sean, el siente (y tiene la habilidad) de que puede manejar cuanta situación indeterminada surja. Estas personas aman la libertad, son optimistas.

Se concentran en una actividad (el encarar un asunto a la vez les garantiza el éxito de su gestión) y necesitan mucho trabajo que los ocupe puesto que tienen mucha energía. A diferencia de otras combinaciones de coléricos quienes su energía los llevan a una actividad que los deja exhaustos a si mismos y a otros, el colérico-flemático tienen algo curioso:
Tienen el conflicto de “trabajar o no trabajar”. La parte flemática quiere tomarse las cosas con calma, mientras que la parte colérica quiere estar produciendo. El conflicto se resuelve dividiendo la vida en dos segmentos: trabajar duro en el empleo y relajándose en casa o consiguiendo ese “relax” saliendo con sus amigos a tomar algo, no queriendo saber nada de nada. Será alguien que trabaja exhaustivamente, pero que tiene el concepto de que una vez llega a casa es para el descanso total. Esto es bueno y malo al mismo tiempo: es bueno, porque sabe cuándo debe trabajar duro y cuándo descansar. Sabe que debe haber un equilibrio en la actividad (los otros coléricos como dijimos, son como un hámster que nunca se detienen). Pero su concepto de que quizá el hogar no es lo suficientemente importante como para que merezca sus esfuerzos, puede hacerlo parecer perezoso a los de su casa y causar resentimiento a su cónyuge.

Hablando de otras cosas, puesto que combina las habilidades de liderazgo de un colérico, con la equilibrada administración flemática, ésta combinación puede ser un buen mando medio: es capaz de manejar un grupo de personas y a su vez responder a la presión de sus superiores (otras combinaciones temperamentales no les gusta mucho la supervisión o bien no son muy hábiles para ejercer presión y dirigir un grupo).

También son buenos para situaciones donde se necesitan tomar decisiones muy rápidas, muy graves y con serias consecuencias y al mismo tiempo mantener la calma y el dominio propio (por ejemplo: dirigiendo un grupo de paramédicos en situaciones de emergencias).

Si tiene una posición no de mando medio, sino como “el jefe”, debe tener cuidado de no volverse caprichoso y terco. En ésta posición es posible que le guste sólo mandar (colérico) pero sin hacer nada (flemático) limitándose a observar, sin trabajar hombro a hombro con los demás. De ésta manera no se gana el afecto de otros. También es posible que siempre quiere ver hasta dónde puede presionar y ejercer su autoridad a su antojo. Pero cuando ya llegó muy lejos, su parte flemática corre a tratar de rectificar las acciones “coléricas” que han dañado los sentimientos de los demás. Esta cambiante forma de actuar termina dando la impresión de ser una persona no consecuente, y puede socavar el respeto que otros le tienen.

Es muy determinado, no tan emotivo. Es INDIVIDUALISTA, lo cual tiene la ventaja de pensar y obrar con independencia de los demás (no se deja llevar por lo que diga el montón), sin sujetarse a normas generales (no es tradicionalista), pero con la desventaja de tender a anteponer su autonomía y sus propios intereses pasando por encima de la sociedad u organización a la que pertenezca.

Para funcionar eficientemente necesitan que se les deje claros los objetivos por los que deben trabajar. Aunque son hábiles administradores sin embargo, tienen dificultad para trabajar con otras personas debido a su naturaleza independiente, necesitan mejorar y desarrollar sus habilidades interpersonales, sociales. Les gustan los resultados rápidos, y por eso pueden volverse impacientes. El colérico-flemático debe reconocer que aunque muy hábil, el no tiene el enfoque absoluto de un asunto. Las combinaciones de temperamento que diferencian a las personas son necesarios para darle variedad y un fin determinado a este mundo… en otras palabras, para llevar una vida equilibrada NECESITAMOS DE OTRAS PERSONAS. Además todos tenemos defectos, como dice Tim LaHaye citando a su vez de un doctor llamado Hallesby: “El sanguíneo disfruta de la compañía de la gente y luego se olvida de ellos. El melancólico se disgusta con los demás, pero no les ayuda. El colérico utiliza a las personas para su propio beneficio, después las ignora. El flemático observa y estudia a otros con arrogante indiferencia”.
Por lo tanto, por muy “individualista” que sea alguien, si es una persona madura, reconocerá que hay cosas en las cuales debe trabajar, en este caso particular se ha mencionado que el colérico-flemático es muy pobre en sus relaciones interpersonales (sociales), puede tender a ser brusco o caprichoso con otros. Henry Brandt dice: “la persona madura es lo suficientemente objetiva para analizar sus fuerzas y sus debilidades y capaz de elaborar un programa para superar dichas debilidades”.

La psicología tiene límites: nos explica cómo la mente humana procesa ciertas cosas. Nos dice porqué alguien está actuando como lo hace. Y nos da alguna claridad de cómo corregir los mecanismos mentales hasta cierto punto. Sin embargo hace falta más. Tim LaHaye cita una experiencia donde menciona que un joven acudió a él por consejo muy personal, DESPUÉS de haber acudido a un profesional de psicología. Tim le pregunto:

¿Y porqué vienes a mí si ya has consultado con un siquiatra?

La respuesta del joven fue interesante, éste joven dijo:
Porque el siquiatra me explicó lo que me pasaba, pero no cómo curarme.

A continuación LaHaye explica que mucho del consejo de psicología actual refleja el individualismo del mundo caótico en que vivimos: “cada quien por su lado”, el yoísmo (el yo primero) es lo que cuenta. Y este enfoque es lo que afecta para mal a muchos. LaHaye señala con razón que muchos se beneficiarían si atesoraran los principios morales que se enseñaban en generaciones pasadas, así como valorar de nuevo los valores y principios espirituales (la creencia en un ser supremo) que muchos en su “individualismo” han tirado a un lado, sólo para experimentar que una vida egocéntrica no resulta en felicidad.

Todos esos principios morales y espirituales que mencionamos son los que ayudan a que todo un conjunto de personas (y no sólo un individuo) sean más felices y armoniosos.

Pasando a otro asunto: cuando entendemos nuestro propio temperamento y discernimos el de los demás, eso nos ayuda a comprender a otros y tratarlos con más perspicacia. No nos enojaremos tan fácilmente, puesto que sabremos porqué la persona ve las cosas desde otra óptica. Ése conocimiento de los temperamentos nos ayuda a comprender, entre otras cosas, por ejemplo: porqué un melancólico es indeciso y dubitativo (quiere informarse más y quiere asegurarse de hacer algo bien y no a medias), porqué el sanguíneo es tan parlanchín (es una personas muy sociable pero necesita equilibrio), porqué un flemático parece indiferente (no es que no le importemos, simplemente que sus emociones son lentas), y porqué otros compañeros coléricos son severos e impetuosos (no les gusta detenerse en detalles, quieren ser muy prácticos). Nos permite valorar las habilidades de otros y si somos los que dirigimos al grupo, seremos mejores líderes porque sabremos qué asignaciones cumplirán con más eficiencia y satisfacción cada persona. También sabremos qué cosas les desagradan más, para evitárselas o ayudarles a manejar mejor o superar esas barreras. También aprenderemos a valorar opiniones distintas… “dos cabezas son mejor que una” será nuestro lema, y “en la abundancia de consejeros hay logro” (un antiguo proverbio bíblico).

Si un colérico-flemático (y esto va también para los coléricos en general) se vuelve muy terco por insistir demasiado en su propia manera de hacer la cosas, corre un peligro: de ser la persona con más dotes de liderazgo del grupo, él pasa a repeler a las personas de sí, y termina por ser “el líder solitario” aislado en su propio planeta. Él se preguntará
- “¿Qué hice mal? Solamente he tratado de ser bueno”.

Pero en realidad no quiere darse cuenta que ha tratado con falta de consideración a los demás, y si no reconoce sus errores, no se dará cuenta que lo único que puede rehacer su relación es aprender a disculparse sinceramente

4 comentarios:

  1. Me encanta como explican cada combinación de temperamentos, cada que leo descubro algo mas siempre, solo tengo una duda y me gustaría que me ayudaran a responderla, recientemente me realizaron un test de temperamento y al principio no lo creí y lo volví a hacer ya que el resultado me salia un alto índice de colérico y una mezcla exacta entre Sanguíneo, Melancólico y Flemático. Para ser mas preciso el test consta de 20 preguntas cada una con 4 características y el resultado fue de 8 en colérico y 4 para sanguíneo, 4 para melancólico y 4 para flemático. No se cual sería mi temperamento secundario o como mezclaría bien mis temperamentos solo se de forma segura que tengo un temperamento colérico.

    ResponderEliminar
  2. Vuélvelo a hacer, pero esta vez no pongas la respuesta como primera opción, sino como segunda opción, es decir de las 4 cual asemeja más a ti, sin tener en cuenta la que es sino la que le sigue...

    ResponderEliminar
  3. Me podrían decir cual es el temperamento positivo y el nagativo?

    ResponderEliminar