¿Donde y Como se desarrolla el temperamento?



Introducción. 

El temperamento se refiere a las características individuales que se asume tienen una base genética o biológica y que determinan las respuestas afectivas, atencionales y motoras del individuo en varias situaciones. Por ejemplo, el temperamento puede afectar el humor y las emociones de las personas, cómo ellos enfrentan y reaccionan a las situaciones, su nivel de miedo, frustración, tristeza y molestia, etc. Estas respuestas también juegan un rol en las interacciones sociales y el funcionamiento social subsecuentes. Una predisposición temperamental se refiere a un perfil distintivo de sentimientos y comportamientos que se originan en la biología de un niño y que aparecen temprano en el desarrollo.
Donde se desarrolla principalmente el Temperamento?
La familia es el núcleo de la sociedad. Al adaptarse el niño a su familia adquiere el temperamento, carácter y personalidad que después lo adoptará en las tareas que debe ejecutar en la vida social, emotiva, laboral y espiritual, es el que le hace desear hacer lo que debe hacer, y cuyo núcleo comparte con la mayoría de los miembros de la misma cultura.
La investigación sobre el temperamento sugiere la importancia de la educación para ayudar a los cuidadores, profesores y padres a entender que el comportamiento y las emociones de los niños no son solamente el resultado del aprendizaje social. Por el contrario, los niños desde una edad temprana difieren en su reactividad y su auto regulación y pueden seguir diferentes trayectorias de desarrollo. El temperamento también sugiere intervenciones específicas, tales como el entrenamiento en el control atencional que ha sido utilizado de manera exitosa en niños de cuatro años, y que puede ser adaptada a los espacios de preescolar. Este entrenamiento también ha sido útil para niños con TDAH, y parece tener efectos positivos generales en el procesamiento cognitivo de los niños.



Como se puede desarrollar el Temperamento?
Diferentes estrategias de crianza parecen funcionar mejor para niños con ciertos temperamentos. Esto puede ser explicado por la teoría de “bondad de ajuste”, sugerida por Thomas y Chess. Los niños que son agresivos y difíciles de manejar parecen beneficiarse de un estilo de crianza que incluye un control más restrictivo y un menor nivel de negatividad parental. Los niños tímidos parecen beneficiarse de ser animados por sus padres a explorar situaciones novedosas y es más probable que sigan siendo tímidos o inhibidos si los padres son sobreprotectores.
Los niños temerosos tienden a desarrollar una mayor consciencia temprana y se desenvuelven mejor bajo una disciplina parental amable que promueva la consciencia internalizada. Los niños menos temerosos parecen beneficiarse más de la sensibilidad materna y su propia seguridad de apego en el desarrollo de la consciencia.
Las diferencias individuales en el control esforzado, aunque se deben en parte a la herencia, también están asociadas a la calidad de las interacciones entre padres e hijos. Un estilo de crianza amable y de apoyo por oposición a uno frio y directivo, parece predecir mayores niveles de control esforzado. Por esta razón es importante que los padres y otros cuidadores sean animados a interactuar con los niños de formas que fomenten el desarrollo del control esforzado.
Para terminar, en ciertos contextos, algunos niños representan un reto mayor para los padres, los profesores y otros cuidadores debido a su temperamento. En tales casos es posible que los cuidadores se beneficien si tienen apoyo adicional y educación. Por ejemplo, se les puede ayudar a los cuidadores a evitar respuestas negativas que pueden ser evocadas naturalmente por niños con temperamentos más difíciles.